La Espiritualidad Verdadera es Abundante

En algunas de las religiones, el dinero se considera como algo negativo: sucio, corrupto y hasta malo (aunque eso no evita que te lo pidan).

La verdad: El dinero no es bueno ni malo; es simplemente una representación y resguardo de la energía. Cada persona decide cómo usa la energía del dinero, para el bien o el mal. De hecho, el dinero es una forma de amor; nos permite dar y servir a otros y eso es amar.

Algunos malentienden el dicho que dice: “El amor al dinero es la raíz de todo mal”; y abreviado “el dinero es la raíz de todo mal”.

La verdad: Cada persona decide si ama al dinero en demasía haciendo de él su propósito mayor en la vida y haciendo cosas anti-amorosas para acumularlo.

Verdaderamente el dinero no vale tanto; es la espiritualidad la que proporciona felicidad, algunas personas creen que el dinero corrompe. No es que el dinero corrompa; es el carácter débil de la persona el que la induce a entrar en la corrupción. Hay gente con mucho dinero y honesta.

Otras personas creen que el dinero es la felicidad.

Esto a pesar de lo obvio: hay gente con mucho dinero muy infeliz; y hay gente con poco dinero muy feliz. Los estudios de la psicología muestran dos cosas: una vez que una persona tiene suficiente dinero para cubrir sus necesidades, más dinero no mejora su estado de ánimo. Como clase, las personas más felices del mundo tienen poco dinero (trabajadores) pero sus relaciones familiares son ricas.

Algunas personas creen que el dinero es escaso o difícil de obtener. No comprenden la espiritualidad ni su poder de manifestación como creadores de su vida.

Otros creen que el dinero desvía del camino espiritual. Al contrario, tener dinero permite más tiempo para estudiar, para comprar libros y para realizar prácticas espirituales como la meditación.

El dinero es una forma de Esencia, como todo lo es.

El dinero es energía.

El dinero es poder y como tal, puede ser usado para el bien o para el mal, pero el uso depende del ser, no del dinero.

Hay personas que aman demasiado al dinero y esto las hace ambiciosas, avarientas y sin escrúpulos, pero esto es el ser, no el dinero. No hay nada malo con el dinero; puede haber malicia en el ser y éste usar el dinero para cosas negativas. Cuando es usado para el bien, tanto para uno mismo como para ayudar a otros, el dinero es amor.

Lo que se requiere para un manejo espiritual del dinero es: desapego, claridad en valores y propósitos en la vida, y un compromiso al amor, al bien. El dinero es útil para financiar el desarrollo espiritual y para ayudar a otros.

En la Esencialidad, el dinero se reconoce como una energía de amor y poder; todas cosas positivas. El dinero es parte del éxito terrenal y de la abundancia, y estos son aspectos de Esencia y por lo tanto de la espiritualidad.

La Escuela de Esencialidad enseña a sus alumnos a experimentar y a expresar Esencia y esta expresión incluye la abundancia financiera tanto para sí mismos como para dar a otros, para ser un ejemplo de la espiritualidad verdadera. Por lo tanto, la Esencialidad recomienda a sus alumnos que sean ricos y tiene muchos procesos sobre cómo manifestar dinero.